Ser de Luz 

No hay comentarios

Queridos lectores todo lo que les cuente o les vaya contando en el resto de post de este tipo, son experiencias mías y son verdaderas.

En uno de mis post anteriores hable sobre una persona cercana  que salvo una bebe. En otras palabras esa persona fue un ángel porque llego en el momento más propicio para salvar a la niña. Entonces así vemos que hay dos tipos de Ángeles los celestiales y los terrenales. Esto desde mi punto de vista.

Hoy les quiero contar a cerca de un Ángel celestial. Hace unos años atrás tenia que ir a visitar a mis hermanos que vivan a unos 35 minutos desde donde yo vivía. Era sábado por la noche y estaba lloviendo. Yo trabajaba ese fin de semana como muchos otros. Unos minutos antes de salir le comente a uno de mis amigos que yo tenia que manejar esa noche, Javier me decía mejor no te bayas, llueve mucho y a demás ya es tarde. Efectivamente pasaban las nueve de la noche. No le preste mucha atención y decididamente emprendí mi viaje.

Ya en el camino la lluvia arreciaba. Yo conducía, no iba tan a prisa. Puesto que no tenia ninguna mala experiencia en el pasado empecé a manejar con más confianza. Llego el momento donde tenia que pagar el peaje para ingresar al puente que separa la una ciudad de la otra. Este puente es de cinco carriles, yo estaba en el medio. Le metí velocidad al auto y no me fije que ese mismo carril se convertía en uno solo con el carril de mi lado izquierdo. Venían otros autos y yo frene, en ese momento perdí el control del auto, empezó a patinar y me fui deslizando hasta llegar al primer carril, no se como llegue hasta ahí sin pegarle o sin que me pegue algún otro auto, estaba en la vía rápida.

Cuando el auto se paro no quiere decir que yo estaba a salvo. Me quede de una forma perpendicular, les quiero decir que la ventana de mi lado estaba de frente hacia los autos que venían con dirección hacia mi. Todo esto paso en segundos. Cuando me quedo de esta forma veo las luces de los demás carros; y digo Dios mío me mato me matan ayúdame, perdóname. En ese momento pasaron  por mi mente partes de mi vida, como si fuera una película proyectandose en alta velocidad,  yo la miraba tan bien.

En eso una camioneta grande se venia de lleno y de frente hacia mi, solo recuerdo que cerré los ojos e hice el ademán de cubrirme el rostro, en esas milésimas de segundo cuando parpadee, mire una luz, no fue la de la camioneta, era una luz muy blanca y tenia forma humana era bien alta y como si tuviera una capa. Era un ángel que tomo la camioneta y la puso en el otro carril para que no se pegara contra mi. Cuando yo, ya me miraba muerto o en un hospital y cuando ya solo esperaba el golpe, alce la mirada, la camioneta ya pasaba por el otro carril.

Esa noche llegue sano y salvo, en el camino le daba las gracias a nuestro padre y Dios todopoderoso estoy seguro que esa luz era mi ángel guardián.

Como conclusión queda claro que Dios nos envía mensajes de alguna manera o por medio de alguien o algo. También nuestra fe y el amor a el se ponen a prueba. Aprendí una lección más, mi fe quedo ratificada y ahora más que nunca sé que todos tenemos un Ángel que nos cuida y que aparece en momentos donde nosotros no podemos hacer nada.

Escuchen a su corazón y tengan abiertos  los sentidos porque en todo lado esta Dios y siempre nos habla. Que una lluvia de bendiciones se derrame sobre ustedes.

A.B

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s