Experiencia

No hay comentarios

Las acciones que no se hacen de corazón, es como el agua que se nos pasa sobre los dedos, simplemente se desvanecen. 

Queremos ser recordados, queridos, respetados y la única forma es hacer de nuestros actos  algo único, llenos de humildad, respeto y de amor para nuestros semejantes.

Durante años unas personas aprenden más que otras, unos aprenden más de las experiencias dolorosas  y enhorabuena porque solo así alcanzan la sabiduría necesaria para evitar cometer los mismos errores del pasado.

Les digo que no hace falta tener cien años para ser sabio, lo único que hace falta es aprender a conciencia de los errores que cometemos en la vida.  Aprender de lo vivido conlleva a realizar nuestros aciones al cien por ciento.

Alguna vez una persona me tachó de irresponsable, de borracho, de maltratador y de otras cosas más,  fue doloroso en su momento pensar que alguien me miraba asi y que así me podía ver otra gente. En realidad jamás fui violento, quizás alguna vez me enoje un poco más de lo normal, eso lo acepte y a todo esto no me quedó más que reconocerlo y aprender de esa mala experiencia, fueron acusaciones que para lo único que  me sirvieron era para ser mejor y demostrarle a nuestro único juez, Dios que todo era falso y que incluso podía ser mejor que antes.

No está demás decir que pedir perdón es la base para seguir adelante, el peso de la culpa o de un acto de mala fe no te dejará continuar con tu vida,  así que lo más importante después de una mala experiencia es perdonar.

A qué viene esto de exponer mis casos o experiencias como ejemplo? a que yo hago fe a la verdad  de mis propias vivencias y aprendizajes. Aunque no hace falta caerse en el agua para saber que te vas a mojar, pero es de lo que mejor puede hablar  porque me ha pasado y he sabido superarlo,  espero poder ayudarte de alguna manera en tu vida cotidiana.  Todas estas situaciones me han enseñado a realizar actos de corazón que sé que valen la pena y que sé que van a quedar grabados en la mente y corazón de las personas a demás es gratificante  dar lo mejor de uno mismo.

Entonces reflexionemos si estamos pasando por una mala experiencia, por una situación dolorosa, triste,  aceptemos  que es con la aceptación  que vamos a salir adelante: aceptar, pedir disculpas, perdonar, y seguir sin mirar atrás no volviendo a caer en las mismas situaciones.

Todo sería más simple si nos diéramos cuenta de lo efímera de nuestra vida, de nuestros actos. Si solo reflexionaríamos antes de hacer o decir algo. Como un pestañazo cambia todo a nuestro alrededor y como siempre lo menciono no dejemos para mañana el perdonar o pedir perdón, hoy es el día más adecuado.

Si Jesús perdonó a todos los que le humillaron, le maltrataron, le lastimaron, le asesinaron  le rompieron su mismísimo corazón díganme ustedes porque nosotros no?

A.B

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s