Me dijo adiós

Aquella noche me acosté temprano, sin embargo, sentía un dolor en mi pecho, parecía que algo estaba por suceder y así fue. Recibí una llamada por la madrugada, era una voz que me decía al oído, lo nuestro acaba aquí ya no puedo esperar, no aguanto más.

Sollozando aquella noche y en la embriaguez de mis lágrimas me repetía, esta noche murió mi alegría y aquí nació mi tristeza.

La mujer que quise  me dijo Adiós, se fue sin darme ninguna explicación.

Esa noche no dormí más y durante el día no comí, pase en ese estado varios días. Sentía que la vida sin ella no tenía sentido, estaba derrotado preguntándome qué fue lo que hice, donde estuvo mi error. Los días fueron sombríos mi cama olía a ella, su perfume estaba impregnado en toda la habitación.  La sentía y la miraba en todo lugar.

Con la desesperación encima  y sin  pensamientos claros, deambule por toda la casa por algunos días buscando una respuesta a la tragedia que pasaba en esos momentos. Sentía que no existía solución para lo que me pasaba.

Cansado de escudriñar en  mi mente le di paso al corazón y a la voz de mis amigos y familia. En  especial a la de mi querido amigo, mi querido padre Pedro. Él tuvo las palabras correctas para esos momentos diciéndome: se fue porque no te quiere, porque no hay amor; las cosas suceden por algo, es así de simple,  estas palabras fueron como una mano invisible que quitó la venda de mis ojos.

Dolió aceptar la realidad y dolió salir y despertar de mis ilusiones. Fue lo mejor que me pasó en esos momentos  a pesar de todo. Con esas palabras y con la frase  que decía ella no te quiere y que resonaban en mi cabeza me propuse seguir mi camino.

Ya cansado de los recuerdos decidí salir de mi pueblo, de mi país. Así pasando por una Travesía que ya conté en otro de mis artículos llegue a los Estados Unidos en donde todavía tenía esas ganas de buscarla y de ir por ese amor, de comprarle rosas y esperar afuera de su casa.

Esta idea loca se me desvaneció al calor de una hoguera, esa noche queme cartas, notas, y todos los recuerdos  que me ataban a esa mujer.

Empecé por un sendero diferente ya con recuerdos vanos de lo que ella fue.

No me morí de amor. Al contrario me hice más fuerte, gracias a esta desdicha aprendí y fui mejor que antes.

Queda claro entonces que a pesar de los reveses que nos  da la vida  hay soluciones, y sorpresas, porque después de tristezas y lágrimas siempre hay alguien mejor al otro lado, dispuesto a darte la mano y ayudarte a seguir adelante.

Si estás pasando por momentos así, no de dejes vencer, disfruta de lo que se te presente. El amor te llegará porque ya Dios te tiene reservado alguien especial, tu alma gemela tu media naranja. No pierdas la esperanza, ten ánimos y empieza  a ser feliz desde ya, minuto a minuto.

Recuerda que tú atraes lo que piensas y lo que quieres.

Armando Brito

Ser Mejor Persona I

Algunos pensamientos que te pueden ayudar aflorar definitivamente esa parte de ti renuente a aceptar la evidencia de tu grandeza.

Acerca de la vida:

No es lo que haces, sino cómo lo haces.

El fracaso es una actitud, no un resultado.

Nada es eterno, ni siquiera los problemas.

En la vida te tratan tal y como tú enseñas a la gente a tratarte.

Lo que ves siempre está tamizado por el filtro de lo que sientes.

No pretendas cambiar a nadie más que a ti mismo. Es al único al que podrás cambiar.

El sabor de la vida está en tu paladar.

No te merece quien te lastima.

Busca lo bueno de lo malo. Lo feliz de lo triste.

La ganancia en el dolor.

El pasado es un sitio de referencia, no un lugar de residencia.

Si no te planteas hacerlo de otra manera, no tendrás oportunidad de hacerlo mejor.

No necesitas a nadie que te haga feliz, sino a alguien con quien compartir felicidad.

No anticipes tribulación alguna.

No dejes que nadie te haga sentir que no mereces lo que quieres.

No pienses en lo que no tienes. Piensa en lo que puedes hacer con lo que hay.

Sé tú e intenta ser feliz, pero sobre todo sé tú.

«Trata de aprender algo de todo y todo acerca de algo»

Varios pensamientos tomados del libro de Ignacio Novo (Frases para cambiar tu vida)

Armando. B

Todos los derechos reservados. ©

Ser Mejor Persona

Con el pasar de los años nos vamos haciendo sabios sin darnos cuenta y todas nuestras experiencias se van convirtiendo en una base de datos  llena de contenido y de vastos conocimientos.

Todos estos conocimientos los hemos aceptado y aplicado en nuestras vidas para ser mejores personas. Sin importar lo que la gente opine, comente y hable de ti, el ser mejor persona es para nosotros mismos y después para todos los demás.

Para ser mejor persona hay que aceptarse y amarse a uno mismo tal cual somos, después podremos amar y respetar a los demás tal y como son.

Seremos mejores cuando ya no tengamos ataduras que nos hagan daño, cuando dejemos de mirar atrás.

Todos cometemos errores y todos podemos pedir perdón seremos mejores cuando pidamos perdón y no lo volvamos hacer.

Seremos mejores personas cuando nuestro mayor don sea el ser humilde, cuando dejemos de ser presuntuosos y cuando paremos de alardear sobre los bienes materiales que tenemos.

Seremos mejores cuando dejemos de lado lo que nos hace mal, los malos hábitos, los malos amigos. Recordemos que no todos son como nosotros esperamos, la gente es como es y si ellos no cambian por cuenta propia nosotros no los vamos a poder cambiar, será mejor alejarse. Ayúdate y yo te ayudaré.

Hay que aprender a ver la vida de una manera simple, maravillosa y única, como ya mencione en otras de mis publicaciones la misma vida es un milagro y esta hecha y llena de belleza.

Seremos mejores personas cuando atendamos a nuestra familia como ellos se merecen,  cuando nuestros hijos sean nuestra prioridad número uno y tengan calidad de tiempo más que cantidad.

Si llegaste a este sitio no es coincidencia quizás algo te sirva para ser mejor, por mis propias experiencias lo digo y no hay nada mejor que ayudarnos unos a otros.

Ser mejor persona es una tarea de todos los días. No se olviden que  mañana podremos ser mejores que hoy.

Que Dios nos bendiga a todos.

Armando. B

Todos los derechos reservados. ©

Renacer II

Como bien saben quede en compartirles paso a paso este taller espiritual, ya les hable del primer objetivo que lo pueden leer aquí Renacer I. El objetivo número dos, es el siguiente.


  • Ayunar

El día que amanecí con el propósito de descubrirme un poco más, tomé la decisión de hacer el ayuno.

Antes de empezar hice una resolución y me propuse ayunar como se debe, siendo consciente de que no es tarea fácil realizar este objetivo.

Como bien saben soy chef y decidí hacer el ayuno en un día normal de trabajo, imagínense hacer este objetivo mientras tenía  que cocinar.  Para empezar, temprano en la mañana bebí un vaso de agua con un poco de vinagre y empecé mi día de trabajo.  Obviamente fue un día diferente  porque a medida que pasaban las horas y  preparaba los alimentos meditaba, admiraba y es donde me nació el respeto por los benditos frutos que Dios nos brinda y de los cuales en muchas ocasiones abusamos de ellos.

Sentí una conexión profunda con lo que hago, al medio día sentí que me pesaba un poco la cabeza pero mis ánimos estaban firmes, me hice un té y seguí trabajando pero todo lo hacía con calma y me refiero a calma de espíritu, no deje que nada interfiera en lo que estaba haciendo. Pase normal hasta las cuatro de la tarde que fue donde ya estaba preparando la cena, para esa noche tenía  espagueti con albóndigas. Cuando saque del horno las albóndigas se me cruzó por la mente acabar ahí el ayuno y comer  (fue la parte más difícil del día) pero no me deje ganar y me tome un vaso de agua, hice estiramiento, respiración y pase ese bache. Fue así como termine el día de trabajo, me sentí feliz por haber ayunado y me di cuenta de que si fui capas de no comer por 25 horas soy capaz de vencer muchas otros obstáculos espirituales y físicos.

Mi fuerza de voluntad quedó probada, a la vez me puse en el lugar de los que no tienen con qué alimentarse, y me dolió, me sirvió para entender mejor el ejercicio anterior que fue brindarle algo a una persona que no tiene que comer.

Cuando llegue a casa abracé a mi familia con tanto amor, me sentí limpio y  aunque no lo crean revitalizado. Antes de cenar primero le di gracias a Dios por el pan que llevaba a mi boca y por el día que tuve, realice una pequeña oración y me tomé una sopa, después un poco de yogur sin grasa. En este punto sentía como calambres en las manos y pies, es normal y mientras empecé a comer fue pasando poco a poco. Les mando ánimos para que se animen hacerlo, no solo ayuda físicamente, sino también a nuestro espíritu.

Aprendizaje: No abusar de los alimentos y al mismo tiempo valorar lo que tenemos.

El ayuno fue la comida de mi alma aquel día.

Armando. B

Todos los derechos reservados. ©

Renacer I

Hola amigos! les quiero compartir paso a paso la primera parte de un taller espiritual llamado Indeterminación y el cual lo estoy haciendo, consta de varios objetivos y les quiero hablar sobre el primero.


  • Brindarle un plato de comida a un indigente o una persona necesitada.

Hace unos días preparé un plato de comida y cuando salí de mi trabajo me fui a un parque en busca de un indigente, obviamente había más de un necesitado pero me decidí por uno que mire acostado bajo un árbol, me acerqué, le saludé y le dije te traje algo de comer, me miró como muy asombrado y me dijo de verdad? no les voy a negar que en ese momento casi me brotaron las lágrimas, porque me puse en su lugar y el con el gesto me dio a entender que era lo mejor que le pasó en el día.   Lo que para nosotros puede ser algo simple, para otra persona lo mismo puede ser maravilloso y tratándose de comida puede ser un manjar.

El señor se llama Christopher, hablamos un poco de los dos, me pregunto que a qué me dedicaba y él me contó de todos los años que tenía viviendo en la calle, que a veces come y a veces no, que tiene familia pero que ellos ya ni saben quién es él, que la vida es complicada pero que siempre hay cosas buenas como lo que le paso hoy, me dio las gracias y nos despedimos con un apretón de manos, le dije que disfrute de la cena y me despedí.

 De camino a casa y meditando en lo que acababa de hacer me decía cuánta felicidad uno puede dar y recibir con tan solo hacer una pequeña cosa, un pequeño gesto y esta fue la lección y lo que aprendí ese día.

Que a veces las cosas mínimas pueden cambiar por un momento la vida de dos personas.

Insospechable son las formas en las que actúa Dios y todos tenemos el poder de cambiar, de ser mejores, todos tenemos el poder para renacer, solo es cuestión de usar nuestra Fuerza de Voluntad  y atrevernos hacer lo que el corazón nos manda.

Este proyecto espiritual  nace la mano de un amigo y nos hemos reunido en los corazones, para descubrir a nuestro propio ser dejándonos llevar de la mano de la espiritualidad y de la guia de Marco Campa que a través de su página http://www.misticaurbana.com  nos brinda estos magníficos talleres que nos ayudarán a ser mejores en nuestras vidas.

Estaré exponiendo en este artículo y en los próximos mis puntos de vista, mis lecciones, mis aprendizajes de este y de los objetivos que tengo que realizar como parte del mismo. Ojalá a ustedes les sirva de algo y quizás lo pueden empezar a poner en práctica, como seres humanos no me cabe la menor duda de que se sentirán mucho mejor. Que  Dios les bendiga a cada uno de ustedes.

Armando. B

Todos los derechos reservados. ©

Amor Infinito

En la primavera del 2 de marzo del 2009 fui testigo de un amor, puro, tierno y verdadero. Qué más podría decir después de conocer esta pareja de ancianos queprofesaron su amor hasta los últimos días de su existencia.

En el año ya mencionado me acababa de mudar a un nuevo departamento y ese día en el que organizaba mi recamara me asomé a la ventana que daba al patio trasero de mis vecinos, el Sr. Smith y su esposa Helen, eran una pareja adorable de ancianos. Aquel día y muchos otros fui testigo de los actos de amor que entre ellos se profesaban  y los que ahora voy a contar.

Empecé asomarme a la ventana cuando escuchaba que ellos salían al patio, me di cuenta de que la Sra. Helen ya no caminaba y era su esposo el que la ponía en sus brazos y cargándola la llevaba hasta el jardín, ahí él le acomodaba, le besaba en la mejilla, le cubría con un manto las piernas y se regresaba a la cocina por una taza de té y unas hojas que después me enteré que eran cartas que el las escribía diariamente con dedicatoria para la esposa.

Así transcurrieron muchos días, los besos en la mejilla, la atención tan delicada hacia su amada las lecturas de sus cartas de amor, eran tan felices hasta que un mal día Helen se quedó postrada en una cama, nada podía mover  más que sus bellos ojos  que parecían dos perlas preciosas.

Dentro de la casa le ponía su música favorita,  películas de romance y de antaño, todos los días cambiaba la decoración y las flores  de la mesita de noche que Helen tenía a su lado, le alimentaba, le peinaba.

El día que fuimos a visitarlos iba   de la mano de mi esposa al momento que entre a su recamara sentía que mi corazón se oprimía adentro del pecho, el Sr. Smith le enjuagaba la cara con un paño húmedo, le frotaba crema en las manos y le ponía gotitas de perfume atrás de sus oídos, el le hacia todo tal cual fuera una criatura. Me imaginaba el dolor que sentía el Sr. Smith al ver a su Reyna como el decía, fue insostenible  y las lágrimas empezaron a recorrer mis mejillas. Acercándose y tomándonos de la mano me dijo, los momentos que el señor nos da son únicos, nosotros siempre hemos sido felices, cuando jóvenes nos conocimos, tuvimos hijos, y ahora nietos, yo todavía tengo claro en mi mente cuando  bese a Helen y cargue a mis hijos por primera vez y es como que fue ayer. El tiempo apremia nunca lo malgastes en peleas y riñas insignificantes, nunca juzgues, nunca lastimes, al final de los días solamente se tendrán el uno para el otro y lo demás será tan solo un recuerdo.

No solamente se dice te amo, te quiero, el amor se demuestra, con besos, con abrazos con caricias, con palabras de aliento con apoyo incondicional y sin juzgamientos.

Entre sueños escuche que resonaba la sirena de los paramédicos afuera de la casa,  eran esos ojitos verdes que se cerraron para no abrirse más, y a lo lejos los sollozos invadieron la noche, Helen acababa de fallecer.

Asistimos al funeral y fue la primera vez en todos esos meses que vi llorar al Sr. Smith, abriendo una nota en voz clara y tenue dijo.  Me quedo con tu sonrisa y tu mirada no te has marchado, siempre estaras viva en mi corazón.

Las plantas del jardín se marchitaron y la mala hierba empezó a crecer por todo lado, después de unos meses el Sr. Smith falleció, se durmió en la silla del patio y ya no despertó. Su amor y su matrimonio sobrepasaron los noventa años.

” Yo te amo, y en las buenas gozare contigo y en las malas te cuidare”

Armando. B

Todos los derechos reservados. ©

Experiencia

Las acciones que no se hacen de corazón, es como el agua que se nos pasa sobre los dedos, simplemente se desvanecen. 

Queremos ser recordados, queridos, respetados y la única forma es hacer de nuestros actos  algo único, llenos de humildad, respeto y de amor para nuestros semejantes.

Durante años unas personas aprenden más que otras, unos aprenden más de las experiencias dolorosas  y enhorabuena porque solo así alcanzan la sabiduría necesaria para evitar cometer los mismos errores del pasado.

Les digo que no hace falta tener cien años para ser sabio, lo único que hace falta es aprender a conciencia de los errores que cometemos en la vida.  Aprender de lo vivido conlleva a realizar nuestros aciones al cien por ciento.

Alguna vez una persona me tachó de irresponsable, de borracho, de maltratador y de otras cosas más,  fue doloroso en su momento pensar que alguien me miraba asi y que así me podía ver otra gente. En realidad jamás fui violento, quizás alguna vez me enoje un poco más de lo normal, eso lo acepte y a todo esto no me quedó más que reconocerlo y aprender de esa mala experiencia, fueron acusaciones que para lo único que  me sirvieron era para ser mejor y demostrarle a nuestro único juez, Dios que todo era falso y que incluso podía ser mejor que antes.

No está demás decir que pedir perdón es la base para seguir adelante, el peso de la culpa o de un acto de mala fe no te dejará continuar con tu vida,  así que lo más importante después de una mala experiencia es perdonar.

A qué viene esto de exponer mis casos o experiencias como ejemplo? a que yo hago fe a la verdad  de mis propias vivencias y aprendizajes. Aunque no hace falta caerse en el agua para saber que te vas a mojar, pero es de lo que mejor puede hablar  porque me ha pasado y he sabido superarlo,  espero poder ayudarte de alguna manera en tu vida cotidiana.  Todas estas situaciones me han enseñado a realizar actos de corazón que sé que valen la pena y que sé que van a quedar grabados en la mente y corazón de las personas a demás es gratificante  dar lo mejor de uno mismo.

Entonces reflexionemos si estamos pasando por una mala experiencia, por una situación dolorosa, triste,  aceptemos  que es con la aceptación  que vamos a salir adelante: aceptar, pedir disculpas, perdonar, y seguir sin mirar atrás no volviendo a caer en las mismas situaciones.

Todo sería más simple si nos diéramos cuenta de lo efímera de nuestra vida, de nuestros actos. Si solo reflexionaríamos antes de hacer o decir algo. Como un pestañazo cambia todo a nuestro alrededor y como siempre lo menciono no dejemos para mañana el perdonar o pedir perdón, hoy es el día más adecuado.

Si Jesús perdonó a todos los que le humillaron, le maltrataron, le lastimaron, le asesinaron  le rompieron su mismísimo corazón díganme ustedes porque nosotros no?

Armando. B

Todos los derechos reservados. ©