Sofía

Sofía

Mi hermosa Sofía tú eres mi alegría,

naciste como nacen los rayos del sol,

tenue, dulce y cálida,

linda y con tanto esplendor.

~~~~~

Contigo descubrí el verdadero amor.

Adoro tu sonrisa y tu manera de mirar.

No hay lenguaje para expresar,

mas yo te amaré sin cesar.

~~~~~

Mi princesa soy el padre más dichoso,

gracias por todo tu tierno amor.

Sofía la que  pinta mis días de colores

la que me ama sin juzgar mis errores.

~~~~~

Dios mío, que la guardes te pido.

Dios mío, que me dejes verla crecer te imploro.

Y así como el agua para las plantas,

esta niña es mi tesoro.

Armando.B

Todos los derechos reservados. ©

Eres mi Luz

ERES MI LUZ

Eres la niña de mis ojos,

hay cual antojo.

Con tus ojitos redondos y de largas pestañas.

Lindo cabello ondulado al viento, tocan mis entrañas.

∼∼∼∼∼

Tu sonrisa tierna y pura alumbra mi pensamiento.

Eres mi alegría, mi fuerza en todo momento.

Eres luz en mis días grises

Luz de amor que curan cicatrices.  

∼∼∼∼∼

Tú eres mi regalo, 

de ellos el más preciado.

Te llevo en mi corazón 

te amo; siempre serás mi inspiración.

∼∼∼∼∼

Pequeña princesa, mi dulce ser amado.

no sabes cómo me tienes hechizado.

Que el tiempo no avance yo a Dios pido,

tenerte siempre es lo que aspiro.

Armando Brito

Todos los derechos reservados. ©

Certeza

Cuando escribí sobre mi angelito, mi hija llamada Danna y sobre la Travesía  que pase en mi viaje hacia los Estados Unidos, varias personas pero en especial una amiga me pidió que escriba lo que fue de mí, después  de a ver pasado por cosas tan fuertes y dolorosas.

Si están pasando por momentos tristes, si han perdido un familiar, y piensan que el mundo ahí se acabó, no es así, lo último que ellos quieren es vernos tristes y tengo estas palabras grabadas en mi corazón y se las quiero compartir.  ” Tengan la certeza y la firmeza de que los volveremos a ver,  las memorias son recuerdos vivos del amor que nos une con ellos.”  Con esta frase en mente y con la fe y  esperanza de que ese día llegará la vida continúa y hay que vivirla de la mejor manera y dando todo por la gente que nos ama, nuestra familia.

Empiezo por la partida de mi hija amada y les digo que realmente perder un hijo es indescriptiblemente doloroso y nunca podré recuperarme de una forma total, una cosa muy distinta es aprender a vivir con el dolor.

Después de tan inesperada partida de mi hija el mundo entero se me vino encima, como padre le pedí muchas veces a Dios que me ponga en su lugar, créanme que si me cortaran las piernas o una parte de mi cuerpo a carne viva sería un dolor insignificante hasta sin importancia en comparación con el dolor de perder un  hijo.

Entre el dolor irremediable de los primeros meses, años y aprendiendo a sobrellevarlo me dedique totalmente a mí, me acerque más a Dios y no necesariamente por lo que me paso, siempre he amado a Dios, en esta situación solo me uní más y en vez de reclamarle me recogí en su regazo y le pedí que sea él quien me dé la resignación y fuerza para seguir adelante.

Entre las actividades que realizaba estaban en ir al gimnasio, leer  un buen libro, conocer gente, en especial este último fue una de las herramientas de fuerza que tuve, encontrar amistades que me apoyaron sin medida fue una bendición de Dios,  todo esto sumado a mi Fuerza de Voluntad por encontrarle sentido a la vida.

Muchos quizás  no saben que hacer, la desolación les ha invadido y el alma y el cuerpo, no pueden más con el dolor de perder a un ser querido, les digo que si hay salida y el apegarse a gente que te quiere, hacer actividades, leer, estudiar, hablar con Dios, ayudaran a entender y a sobrellevar la pena. Sin embargo, y en mi caso mi hija a pesar de no estar físicamente a mi lado, ella siempre fue mi motivación para hacer todo las actividades que nombre anteriormente.

Hoy es el día de voltear a ver a la gente que amamos, padres, hijos, esposas/os, amigos y expresar lo que sentimos, ahora es el día de decirles mirándoles a los ojos que los amamos, hoy es el día de ese abrazo cálido y de tomarnos de la mano, hoy es el día de correr, de sonreír, de llevarles flores,  hoy es el día de hacer una llamada, escribir una carta y perdonar o pedir perdón. Ahora que Dios nos da esta oportunidad porque no aprovecharla.  Después quizás sea demasiado tarde y flores tiradas en el suelo frío de un cementerio ya de nada sirve.

Nunca pierdan la sonrisa que la esperanza está ahí gravada.

Armando. B

Todos los derechos reservados. ©