Ser Mejor Persona

Con el pasar de los años nos vamos haciendo sabios sin darnos cuenta y todas nuestras experiencias se van convirtiendo en una base de datos  llena de contenido y de vastos conocimientos.

Todos estos conocimientos los hemos aceptado y aplicado en nuestras vidas para ser mejores personas. Sin importar lo que la gente opine, comente y hable de ti, el ser mejor persona es para nosotros mismos y después para todos los demás.

Para ser mejor persona hay que aceptarse y amarse a uno mismo tal cual somos, después podremos amar y respetar a los demás tal y como son.

Seremos mejores cuando ya no tengamos ataduras que nos hagan daño, cuando dejemos de mirar atrás.

Todos cometemos errores y todos podemos pedir perdón seremos mejores cuando pidamos perdón y no lo volvamos hacer.

Seremos mejores personas cuando nuestro mayor don sea el ser humilde, cuando dejemos de ser presuntuosos y cuando paremos de alardear sobre los bienes materiales que tenemos.

Seremos mejores cuando dejemos de lado lo que nos hace mal, los malos hábitos, los malos amigos. Recordemos que no todos son como nosotros esperamos, la gente es como es y si ellos no cambian por cuenta propia nosotros no los vamos a poder cambiar, será mejor alejarse. Ayúdate y yo te ayudaré.

Hay que aprender a ver la vida de una manera simple, maravillosa y única, como ya mencione en otras de mis publicaciones la misma vida es un milagro y esta hecha y llena de belleza.

Seremos mejores personas cuando atendamos a nuestra familia como ellos se merecen,  cuando nuestros hijos sean nuestra prioridad número uno y tengan calidad de tiempo más que cantidad.

Si llegaste a este sitio no es coincidencia quizás algo te sirva para ser mejor, por mis propias experiencias lo digo y no hay nada mejor que ayudarnos unos a otros.

Ser mejor persona es una tarea de todos los días. No se olviden que  mañana podremos ser mejores que hoy.

Que Dios nos bendiga a todos.

Armando. B

Todos los derechos reservados. ©

La Importancia de la Lectura

Son interminables las buenas razones por las que tendríamos que leer, entre tantas razones están las siguientes.

 

  • Aprendes cosas inimaginables
  • Tienes la oportunidad de soñar despierto
  • Distrae
  • Ayuda con el estrés
  • Te hace más culto
  • Previene el Alzheimer
  • Mejora tu ortografía
  • Te hace más elocuente
  • Te hace más reflexivo
  • Amplia tu vocabulario
  • Incrementa tu imaginación
  • Ayuda con temas de conversación
  • Te ayuda a ser mejor persona
  • Te aleja de malos pensamientos

 

Todos decimos quisiera tener tiempo para leer pero no me alcanza y la realidad es que con que leamos de 10 a 30 minutos al día será algo maravilloso, para mí  personalmente leer es como para los monjes la meditación me relaja totalmente.

Un libro es un buen amigo, un guía, un profesor un consejero.

img_0235

 

Tener este hábito tan maravilloso nos ayudará a ser mejores en todos los sentidos.

La lectura es la llave al conocimiento.

Recuerden que ahora hay muchos libros gratis para descargar, también  hay libros baratos que se pueden comprar en línea, en últimos casos también están las librerías que pueden prestar libros gratis. Ánimos y a leer un poco.

Armando. B

Todos los derechos reservados. ©

Tus Milagros son Maravillosos.

Los milagros De Dios están en todo nuestro alrededor, están a nuestra vista, los podemos tocar físicamente  y sentir con nuestra alma.

Hoy me tome el tiempo para observar y apreciar los maravillosos milagros de nuestro creador.  Nunca antes puse atención al florecimiento y renovación de las plantas en el mes de abril,  y simplemente es mágico, es maravilloso. Este es solo un ejemplo de algo que tenemos a la vista y que podemos disfrutar y contemplar todos los días.

Claramente así como este simple ejemplo puede provocar que meditemos y que miremos no solo la naturaleza si no también todos los seres que nos rodean.

Hagamos  conciencia de que vivimos en una vida monótona y hagamos una pequeña pausa para sentir y tocar lo que tenemos: nuestros hijos, nuestros padres, nuestra pareja, nuestras mascotas. Son seres que amamos y si por tan solo unos minutos les observamos detenidamente nos vamos a dar cuenta de que son un milagro en nuestras vidas.

El sentir ese abrazo fuerte, esa mirada tierna y esa cálida sonrisa cambian nuestro día,  el decir te amo sin temor te da fuerza y confianza. Decirlo con amor y sin reproches vitalizan el alma.

Porque esperar para sentirnos libres de decir lo que sentimos, no se pueden dejar de lado el milagro del amor para después.

Tú creaste mis entrañas;

me formaste en el vientre de mi madre.
¡Te alabo porque soy una creación admirable!
¡Tus obras son maravillosas,
y esto lo sé muy bien!

Salmos 139:13-14

Dios de luz y de amor si no fuera consciente de lo que me has dado y los que me das todos los días, que seria de mí.

Los milagros existen y pasan todos los días, nunca pierdas la fe.

Armando Brito

Todos los derechos reservados. ©

GRIS

GRIS

Apagada y callada como la obscuridad infinita de la noche.

Tu cabellera negra y larga, tus ojos tristes y cansados,

tus costillas saliendo entre tus costados

labios pálidos y fríos.

˜˜˜˜˜

Sentada estás, viendo como pasa la vida

nada te inmuta nada te distrae.

Desde que tu amor se fue no eres nadie

sangre helada quedo en tus venas.

Alma desolada, flor marchita.

Vida sin consuelo.

˜˜˜˜˜

Que dolor y ahora te arrepientes

ya tu amor lo has perdido.

Ya los recuerdos están abatidos

Destino cruel, el ya se ha ido.

Armando.B

Todos los derechos reservados. ©

 

 

 

 

 

 

Abuelita

Abuelita

Te soñé y mi corazón se volcó de alegría al verte,

al tocarte  en esos momentos me sentí el hombre más feliz,

más dichoso del mundo.

Sentir que te pude volver abrazar, fue divino,

yo recuerdo claramente mis lágrimas ardientes,

que de alegría resbalaban por mis mejillas.

Cuanta felicidad mi Dios, cuánto regocijo,

el poder estrecharte entre mis brazos,

el poder ver esos ojitos lindos nuevamente.

Entre sollozos gritaba abuelita te amo tanto,

cuanta me falta me haces,

nunca me dejes nunca te vayas otra vez.

La dulzura de su voz

y las caricias de sus manos acallaron mis sollozos.

Cómo estás abuelita donde vives ahora,

porque no te veo como antes,

su mirada brillante 

y el calor de su regazo me abrazaron,

me decía ya no llores hijito,

yo siempre estoy contigo y sé cuánto te duele no verme.

Extrañarte es doloroso,

y en lo profundo de mis sollozos

tu rostro es el alivio que calma 

mi corazón.

Gracias por tu ternura y tu inmenso amor abuelita bella.

Armando.B

Todos los derechos reservados. ©

Desdicha

Desdicha

Amada mía porque te vas, porque causas esta agonía

que desdicha que dolor, que desgracia la mía.

Hoy me quedo solo, solo con mi dolor

tirado sobre los escombros que me dejo tu traición.

Mi corazón te ofrecí y sin compasión

traicionaste mi amor.

Clamando perdón, lloraré tu traición.

Te fuiste como el viento, rápido y fugaz, 

acechando a tu paso los sentimientos

de este tu bendito amor.

Con lágrimas rodando por mi corazón desolado 

y tus recuerdos como espinas se clavan en mis venas

torturando estos sueños anhelados.

Los años pasaran y seguiré esperándote

porque aun sigo amándote.

Que desdicha la mía

arrancando mi alma te fuiste.

Ay Dios mío qué será de mí

ya sin ella no podre vivir.

Armando.B

Todos los derechos reservados. ©

Amor Infinito

En la primavera del 2 de marzo del 2009 fui testigo de un amor, puro, tierno y verdadero. Qué más podría decir después de conocer esta pareja de ancianos queprofesaron su amor hasta los últimos días de su existencia.

En el año ya mencionado me acababa de mudar a un nuevo departamento y ese día en el que organizaba mi recamara me asomé a la ventana que daba al patio trasero de mis vecinos, el Sr. Smith y su esposa Helen, eran una pareja adorable de ancianos. Aquel día y muchos otros fui testigo de los actos de amor que entre ellos se profesaban  y los que ahora voy a contar.

Empecé asomarme a la ventana cuando escuchaba que ellos salían al patio, me di cuenta de que la Sra. Helen ya no caminaba y era su esposo el que la ponía en sus brazos y cargándola la llevaba hasta el jardín, ahí él le acomodaba, le besaba en la mejilla, le cubría con un manto las piernas y se regresaba a la cocina por una taza de té y unas hojas que después me enteré que eran cartas que el las escribía diariamente con dedicatoria para la esposa.

Así transcurrieron muchos días, los besos en la mejilla, la atención tan delicada hacia su amada las lecturas de sus cartas de amor, eran tan felices hasta que un mal día Helen se quedó postrada en una cama, nada podía mover  más que sus bellos ojos  que parecían dos perlas preciosas.

Dentro de la casa le ponía su música favorita,  películas de romance y de antaño, todos los días cambiaba la decoración y las flores  de la mesita de noche que Helen tenía a su lado, le alimentaba, le peinaba.

El día que fuimos a visitarlos iba   de la mano de mi esposa al momento que entre a su recamara sentía que mi corazón se oprimía adentro del pecho, el Sr. Smith le enjuagaba la cara con un paño húmedo, le frotaba crema en las manos y le ponía gotitas de perfume atrás de sus oídos, el le hacia todo tal cual fuera una criatura. Me imaginaba el dolor que sentía el Sr. Smith al ver a su Reyna como el decía, fue insostenible  y las lágrimas empezaron a recorrer mis mejillas. Acercándose y tomándonos de la mano me dijo, los momentos que el señor nos da son únicos, nosotros siempre hemos sido felices, cuando jóvenes nos conocimos, tuvimos hijos, y ahora nietos, yo todavía tengo claro en mi mente cuando  bese a Helen y cargue a mis hijos por primera vez y es como que fue ayer. El tiempo apremia nunca lo malgastes en peleas y riñas insignificantes, nunca juzgues, nunca lastimes, al final de los días solamente se tendrán el uno para el otro y lo demás será tan solo un recuerdo.

No solamente se dice te amo, te quiero, el amor se demuestra, con besos, con abrazos con caricias, con palabras de aliento con apoyo incondicional y sin juzgamientos.

Entre sueños escuche que resonaba la sirena de los paramédicos afuera de la casa,  eran esos ojitos verdes que se cerraron para no abrirse más, y a lo lejos los sollozos invadieron la noche, Helen acababa de fallecer.

Asistimos al funeral y fue la primera vez en todos esos meses que vi llorar al Sr. Smith, abriendo una nota en voz clara y tenue dijo.  Me quedo con tu sonrisa y tu mirada no te has marchado, siempre estaras viva en mi corazón.

Las plantas del jardín se marchitaron y la mala hierba empezó a crecer por todo lado, después de unos meses el Sr. Smith falleció, se durmió en la silla del patio y ya no despertó. Su amor y su matrimonio sobrepasaron los noventa años.

” Yo te amo, y en las buenas gozare contigo y en las malas te cuidare”

Armando. B

Todos los derechos reservados. ©