Desde Hoy

Desde hoy no me enojo.

Desde hoy seré paciente con todos y conmigo mismo.

Desde hoy no me preocupo; me ocupo.

Desde hoy soy agradecido con lo que tengo.

Desde hoy y para siempre trabajaré duro y honestamente.

Desde hoy seré bondadoso y agradecido con todos los seres.

Desde hoy quiero un cambio en mi vida porque ese es mi deseo.

Desde hoy me perdono y pido perdón si he cometido una ofensa.

Desde hoy seré feliz y voy hacer feliz a los que me rodean.

Si en algo estás fallando, nunca es tarde para empezar de nuevo. La vida es la ilusión más bella qué existe y hay que disfrutarla con amor y respeto.

No es fácil cumplir preceptos como los antes mencionados, pero si trabajamos en ellos uno a la vez estoy seguro de que desde hoy todo será un éxito.

Se nos olvida y nunca me cansaré de repetirlo, se nos olvida que la vida no la tenemos comprada y siempre dejamos cosas para mañana. El mañana no sabemos si llegará, es una realidad y tenemos que aprender asumirla. Así que mejor empezar desde hoy desde este mismo momento.

Nosotros somos seres de amor y de energía. Somos uno mismo con Dios y con el universo y por lo tanto somos capaces de hacer cosas maravillosas, solo es cuestión de animarse, de ser consistentes y de no perder la fe en nosotros mismos.

Seamos felices minuto a minuto, segundo a segundo, las alegrías, las sonrisas y los buenos momentos son el alimento para nuestra alma, para nuestro ser verdadero.

Jamás se den por vencidos, y nunca pierdan la fe ni la esperanza en algo o alguien. Que Dios nos bendiga a todos.

Armando. B

Todos los derechos reservados. ©

Tus Milagros son Maravillosos.

Los milagros De Dios están en todo nuestro alrededor, están a nuestra vista, los podemos tocar físicamente  y sentir con nuestra alma.

Hoy me tome el tiempo para observar y apreciar los maravillosos milagros de nuestro creador.  Nunca antes puse atención al florecimiento y renovación de las plantas en el mes de abril,  y simplemente es mágico, es maravilloso. Este es solo un ejemplo de algo que tenemos a la vista y que podemos disfrutar y contemplar todos los días.

Claramente así como este simple ejemplo puede provocar que meditemos y que miremos no solo la naturaleza si no también todos los seres que nos rodean.

Hagamos  conciencia de que vivimos en una vida monótona y hagamos una pequeña pausa para sentir y tocar lo que tenemos: nuestros hijos, nuestros padres, nuestra pareja, nuestras mascotas. Son seres que amamos y si por tan solo unos minutos les observamos detenidamente nos vamos a dar cuenta de que son un milagro en nuestras vidas.

El sentir ese abrazo fuerte, esa mirada tierna y esa cálida sonrisa cambian nuestro día,  el decir te amo sin temor te da fuerza y confianza. Decirlo con amor y sin reproches vitalizan el alma.

Porque esperar para sentirnos libres de decir lo que sentimos, no se pueden dejar de lado el milagro del amor para después.

Tú creaste mis entrañas;

me formaste en el vientre de mi madre.
¡Te alabo porque soy una creación admirable!
¡Tus obras son maravillosas,
y esto lo sé muy bien!

Salmos 139:13-14

Dios de luz y de amor si no fuera consciente de lo que me has dado y los que me das todos los días, que seria de mí.

Los milagros existen y pasan todos los días, nunca pierdas la fe.

Armando Brito

Todos los derechos reservados. ©

Experiencia

Las acciones que no se hacen de corazón, es como el agua que se nos pasa sobre los dedos, simplemente se desvanecen. 

Queremos ser recordados, queridos, respetados y la única forma es hacer de nuestros actos  algo único, llenos de humildad, respeto y de amor para nuestros semejantes.

Durante años unas personas aprenden más que otras, unos aprenden más de las experiencias dolorosas  y enhorabuena porque solo así alcanzan la sabiduría necesaria para evitar cometer los mismos errores del pasado.

Les digo que no hace falta tener cien años para ser sabio, lo único que hace falta es aprender a conciencia de los errores que cometemos en la vida.  Aprender de lo vivido conlleva a realizar nuestros aciones al cien por ciento.

Alguna vez una persona me tachó de irresponsable, de borracho, de maltratador y de otras cosas más,  fue doloroso en su momento pensar que alguien me miraba asi y que así me podía ver otra gente. En realidad jamás fui violento, quizás alguna vez me enoje un poco más de lo normal, eso lo acepte y a todo esto no me quedó más que reconocerlo y aprender de esa mala experiencia, fueron acusaciones que para lo único que  me sirvieron era para ser mejor y demostrarle a nuestro único juez, Dios que todo era falso y que incluso podía ser mejor que antes.

No está demás decir que pedir perdón es la base para seguir adelante, el peso de la culpa o de un acto de mala fe no te dejará continuar con tu vida,  así que lo más importante después de una mala experiencia es perdonar.

A qué viene esto de exponer mis casos o experiencias como ejemplo? a que yo hago fe a la verdad  de mis propias vivencias y aprendizajes. Aunque no hace falta caerse en el agua para saber que te vas a mojar, pero es de lo que mejor puede hablar  porque me ha pasado y he sabido superarlo,  espero poder ayudarte de alguna manera en tu vida cotidiana.  Todas estas situaciones me han enseñado a realizar actos de corazón que sé que valen la pena y que sé que van a quedar grabados en la mente y corazón de las personas a demás es gratificante  dar lo mejor de uno mismo.

Entonces reflexionemos si estamos pasando por una mala experiencia, por una situación dolorosa, triste,  aceptemos  que es con la aceptación  que vamos a salir adelante: aceptar, pedir disculpas, perdonar, y seguir sin mirar atrás no volviendo a caer en las mismas situaciones.

Todo sería más simple si nos diéramos cuenta de lo efímera de nuestra vida, de nuestros actos. Si solo reflexionaríamos antes de hacer o decir algo. Como un pestañazo cambia todo a nuestro alrededor y como siempre lo menciono no dejemos para mañana el perdonar o pedir perdón, hoy es el día más adecuado.

Si Jesús perdonó a todos los que le humillaron, le maltrataron, le lastimaron, le asesinaron  le rompieron su mismísimo corazón díganme ustedes porque nosotros no?

Armando. B

Todos los derechos reservados. ©

Coser el Alma

Una casa de los años veinte, un bello jardín de flores, sábila y hierba Luisa. Una máquina de coser que ahora no es más que una reliquia y tres viejitas adorables.  En el momento que atravesé  la puerta de este hogar entre a otro mundo y me di cuenta de cómo el tiempo pasa sin importar nada ni nadie, para él no hay distinciones de raza o de jerarquías económicas, todos vamos para el mismo lugar sin distinciones y sin llevarnos absolutamente nada más que nuestras memorias.

En las paredes y pisos se enmarca el deterioro de los años el mismo que está enmarcado en los rostros de las que fueron aún más bellas de lo que son ahora.

Hacía donde vamos me preguntaba, y mirando alrededor encontré la respuesta, no me cabe la menor duda de que vamos encaminados hacia un mundo maravilloso de paz de tranquilidad y de armonía.

Charlaba con la tía Evita y en la suavidad de la conversación notaba su paz interior y su experiencia de casi un siglo de vida.  Le pregunté, qué hace cuánto tiempo dejó de coser, me respondió que dejó de cocer cuando se sintió un poco débil y cuando perdió un poco la vista, mirándome fijamente me dijo, que después se dedicó a cocer el alma porque si algún día había que partir a otro lado tenía que irse sana de espíritu aunque el cuerpo se caiga ya de la vejez.

Las lecciones aprendidas y las enseñanzas a través de los años solo nos preparan para una vida mejor y claramente me doy cuenta de que el cuerpo físico no es más que una carcasa donde llevamos encerrada el alma, y bien dicho que nuestro cuerpo es el reflejo de nuestro verdadero ser, ya sea cuerpo joven o cuerpo viejo.

Gratificante sentir y ver una armonía completa reflejada en actitudes en un hogar donde la muerte ha pasado de largo, como dice la tía Evita hay que sanar el alma para irnos a otro mundo, posiblemente el cuerpo y el alma empiezan a sentir que  en algún momento van a partir, y tomando como ejemplo, porque empezar a sanar y a coser el alma ya en edades avanzadas, mejor empezar ahora mismo y así estar tranquilos en todo momento para cuando llegue la hora de viajar a un lugar mejor.

Muchos tenemos heridas que coser, que sanar, y mejor empezar hacerlo ya, dejar de lado los rencores, el odio, las decepciones, la envidia, solamente de esta forma vamos a alcanzar nuestra paz interior y esa será la que se refleja en nuestros rostros.

A todos nos han rasgado el alma alguna vez, nos han partido el corazón de alguna manera, y el secreto para sanar es la paciencia, la serenidad, el perdón. Suena difícil porque cuando llega el momento lo último que queremos es estar serenos y perdonar, pero claro que se puede, para eso contamos también con nuestra Fuerza de Voluntad con esta y con mucha fe todo es posible.

Preparémonos ahora para lo inevitable, hay que sanar las heridas que tenemos abiertas. El tiempo pasa tan rápido  y  hay que darle la debida atención y dedicación, no siempre la muerte pasara de largo.

Armando. B

Todos los derechos reservados. ©

 

Amigos

Amigos de la infancia, amigos pasajeros, amigos de ahora y amigos de toda la vida.

Los de la infancia y los que más recuerdo, simples, puros, traviesos, que lindas eran esas tardes de fútbol o de cualquier otro deporte o de juego, donde pasábamos  hasta ya caída la noche. El amigo gordito, el flaco, el alto, el fuerte, el malcriado, el loco y entre otros. Gozamos de una vida sana, sin tecnología de punta, lo mucho que llegamos a tener fue televisión, que tiempos aquellos y qué anécdotas.

Los amigos pasajeros o temporales tan buenos como los de la infancia, simplemente llegan, comparten su vida, te ayudan, te apoyan y se marchan. Esos amigos son como las estrellas, están tan lejos; pero siempre estarán ahí. Esta clase de amigos valga la redundancia, llegan casi siempre cuando uno más los necesita.

Recuerdo un querido amigo que llego a mi vida cuando más necesitaba el apoyo de alguien, mi familia estaba lejos y él fue lo mejor que me pasó en esos momentos, sin embargo, él también pasaba por momentos difíciles y Dios seguramente nos puso a los dos en el mismo camino para ayudarnos y darnos la mano en esos momentos. Marco mi amigo se fue en su momento pero no sin antes dejarme en buenas manos así como él se fue también en buenas manos, el tiempo ha pasado, nunca más nos volvimos a ver pero los recuerdos y el agradecimiento están latentes. Amistades como esta que llegan a marcar una pauta en tu vida son realmente valiosas y en el fondo sabes que estarán siempre ahí. Y aunque no vivan las cosas que vivieron juntos en el pasado, el saber que están bien y felices, eso basta.

Los amigos de ahora son con los que compartes toda la experiencia, la bondad y el cariño que has aprendido desde la infancia, son los que están aquí y ahora.

Cada amigo es único y de cada uno aprendemos. Cada uno es un mundo.

El verdadero amigo es el que cree ciegamente en ti, el que no te juzga, el que no te critica. Amigo es aquel que te dice las cosas como son, nunca por hacerte daño, más lo hace por ayudarte, por no verte triste o pasando mal por alguna situación que talvez no vale la pena que estés así.

Alguna vez me caí y él estaba ahí, no me dio la mano hasta no antes reírse de mi caída, así es la amistad, de risas de burlas pero siempre al final están ahí. Los amigos son como el vino, cuanto más tiempo han compartido con nosotros, su amistad es mejor cada día.

Los amigos son como las vitaminas en nuestras vidas, nos inyectan esperanza, ánimos, alegría.

Seamos amigos, y hagamos de esta experiencia de vida algo maravilloso único y especial.

Para todos mis amigos con especial cariño, gracias por a ver compartido a lo largo de nuestras vidas. Pareciera que ya no hablamos que ya no somos amigos, pero no es así, siempre estaré.

Armando. B

Todos los derechos reservados. ©

Ser de Luz 

Queridos lectores todo lo que les cuente o les vaya contando en el resto de post de este tipo, son experiencias mías y son verdaderas.

En uno de mis post anteriores hable sobre una persona cercana  que salvo una bebe. En otras palabras esa persona fue un ángel porque llego en el momento más propicio para salvar a la niña. Entonces así vemos que hay dos tipos de Ángeles los celestiales y los terrenales. Esto desde mi punto de vista.

Hoy les quiero contar a cerca de un Ángel celestial. Hace unos años atrás tenia que ir a visitar a mis hermanos que vivan a unos 35 minutos desde donde yo vivía. Era sábado por la noche y estaba lloviendo. Yo trabajaba ese fin de semana como muchos otros. Unos minutos antes de salir le comente a uno de mis amigos que yo tenia que manejar esa noche, Javier me decía mejor no te bayas, llueve mucho y a demás ya es tarde. Efectivamente pasaban las nueve de la noche. No le preste mucha atención y decididamente emprendí mi viaje.

Ya en el camino la lluvia arreciaba. Yo conducía, no iba tan a prisa. Puesto que no tenia ninguna mala experiencia en el pasado empecé a manejar con más confianza. Llego el momento donde tenia que pagar el peaje para ingresar al puente que separa la una ciudad de la otra. Este puente es de cinco carriles, yo estaba en el medio. Le metí velocidad al auto y no me fije que ese mismo carril se convertía en uno solo con el carril de mi lado izquierdo. Venían otros autos y yo frene, en ese momento perdí el control del auto, empezó a patinar y me fui deslizando hasta llegar al primer carril, no se como llegue hasta ahí sin pegarle o sin que me pegue algún otro auto, estaba en la vía rápida.

Cuando el auto se paro no quiere decir que yo estaba a salvo. Me quede de una forma perpendicular, les quiero decir que la ventana de mi lado estaba de frente hacia los autos que venían con dirección hacia mi. Todo esto paso en segundos. Cuando me quedo de esta forma veo las luces de los demás carros; y digo Dios mío me mato me matan ayúdame, perdóname. En ese momento pasaron  por mi mente partes de mi vida, como si fuera una película proyectandose en alta velocidad,  yo la miraba tan bien.

En eso una camioneta grande se venia de lleno y de frente hacia mi, solo recuerdo que cerré los ojos e hice el ademán de cubrirme el rostro, en esas milésimas de segundo cuando parpadee, mire una luz, no fue la de la camioneta, era una luz muy blanca y tenia forma humana era bien alta y como si tuviera una capa. Era un ángel que tomo la camioneta y la puso en el otro carril para que no se pegara contra mi. Cuando yo, ya me miraba muerto o en un hospital y cuando ya solo esperaba el golpe, alce la mirada, la camioneta ya pasaba por el otro carril.

Esa noche llegue sano y salvo, en el camino le daba las gracias a nuestro padre y Dios todopoderoso estoy seguro que esa luz era mi ángel guardián.

Como conclusión queda claro que Dios nos envía mensajes de alguna manera o por medio de alguien o algo. También nuestra fe y el amor a el se ponen a prueba. Aprendí una lección más, mi fe quedo ratificada y ahora más que nunca sé que todos tenemos un Ángel que nos cuida y que aparece en momentos donde nosotros no podemos hacer nada.

Escuchen a su corazón y tengan abiertos  los sentidos porque en todo lado esta Dios y siempre nos habla. Que una lluvia de bendiciones se derrame sobre ustedes.

Armando. B

Agradecimiento a Dios.

Dios todo poderoso y misericordioso.

Hoy quiero darte las gracias por las bendiciones recibidas. Gracias por haberme abierto el camino a la sabiduría y al amor.

Padre mío ahora te entiendo mejor que nunca y he llegado a comprender que en mi vida nada se mueve sin tu permiso. He llegado a entender y a ver todos los milagros que me has concedido.

Gracias padre por ponerme en tu regazo los días tormentosos que llore de tristeza y de soledad. Eres infinitamente misericordioso porque a pesar que en momentos no me acuerdo de ti, me has recogido y me has consolado.

Recuerdo hace unos años que en son de broma pero con mucha fe te decía. Dios mío ya estoy cansado de la fiesta, de la vida bohemia. Ya, ayúdame a encontrar la mujer perfecta yo se que la tienes reservada para mi. Después de un tiempo conocí a esa mujer que hoy es la madre de mis bellas hijas. Y como no agradecerte si me has dado lo que mas quiero en la vida. Me has dado la razón de mi existencia y el motivo para seguir hacia delante. Todos tenemos familia y por eso le damos gracias a Dios nuestro señor.

No me alcanzaría ni mi vida entera para decirte cuanto te amo y cuanto te agradezco. Aquí tienes a tu siervo. Permitirme ser el instrumento para ayudar y hacer feliz a la gente, a mi familia y a mis amigos.

Dios mío si en algún momento te he fallado perdóname, si alguna vez dude de ti perdóname. Mi felicidad ahora van tomadas de tu mano y de tu infinita sabiduría.

Padre mió. Sin ti que seria de mi.

Armando. B